Advierten sobre el consumo excesivo de vitaminas

c
enero 30, 2013

CIUDAD DE MÉXICO (18/NOV/2012).- Especialistas del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (IIB-UNAM) manifestaron su preocupación por la venta de pastillas con altas concentraciones de vitamina biotina, ya que carece de estudios científicos y podría tener reacciones negativas en el ser humano.

La doctora Cristina Fernández Mejía, quien lidera la investigación, en conjunto con expertos del Instituto Nacional de Pediatría, indicó que la biotina o vitamina B7 tiene efectos contra el síndrome metabólico (aumento de glucosa en sangre, presión arterial y triglicéridos, bajo nivel del colesterol bueno).

Comentó que lo anterior fue comprobado tras realizar varios estudios; sin embargo, los primeros resultados evidenciaron que el consumo en cantidades altas de este producto produce algunos “efectos indeseables”, por lo que requiere de mayor investigación.

De hecho, recordó que existen compañías estadunidenses que emplean la biotina como coadyuvante en el tratamiento de la diabetes.

Fernández Mejía explicó que esta vitamina se encuentra de manera “abundante” en todos los alimentos de origen animal y vegetal, así como en diferentes bacterias y en el ser humano.

Aseveró que los resultados también indicaron que al usarla en cantidades cien veces mayor a la que contienen los alimentos podría aprovecharse para desarrollar fármacos y contribuir en el tratamiento contra la diabetes.

La experta en síndrome metabólico acentuó que eso sucede con la vitamina B3, “lo que resulta muy efectivo para reducir los niveles elevados de colesterol y triglicéridos en sangre”.

Los beneficios de la biotina, aseguró, ya los han podido comprobar con estudios en animales y en humanos. Por ejemplo, en los primeros hubo una reducción de 30 por ciento en los triglicéridos. “Esto pasa porque disminuye una vía metabólica llamada lipogénesis, que sintetiza las grasas”.

Otro hallazgo que robó la atención del equipo fue que el islote pancreático crece por efecto de la biotina, “lo que en un principio resultaría bueno porque aumenta el número de células que producen insulina, una hormona que regula la cantidad de glucosa existente en la sangre”.

Esto podría dar origen a un islote capaz de responder mejor ante dietas con exceso de azúcares, pero también sería malo porque presenta posibilidades de riesgo para generar un tumor cancerígeno, advirtió Fernández Mejía.

Con una visión positiva, la experta enfatizó que estos hallazgos dan un panorama favorable para el uso de esta vitamina en la prevención del síndrome metabólico, porque el exceso de lípidos en el torrente sanguíneo conduce a enfermedades coronarias y al desarrollo de diabetes.

Por tanto, la investigación arroja dos panoramas. “El primero podría acercarse a una respuesta positiva con el propósito planteado y que sea inocuo, en tanto que el segundo dejaría puesta una posibilidad ante el crecimiento de un tumor”.

La investigadora, quien lleva más de una década con la investigación, recomendó al público en general ser cauteloso y, por el momento evitar consumir ésta y otras vitaminas en concentraciones muy altas. Lo ideal es una ingesta por microgramos para soslayar algún problema de toxicidad.

El estudio que dirige la doctora Fernández Mejía ha contado con la participación de estudiantes de licenciatura, maestría y doctorado de diversas áreas biológicas, además de financiamiento del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, y ha establecido convenios con la Universidad de California San Francisco, en Estados Unidos.

 Con información de Agencia ID.

El informador Tecnología

Comparte en las redes sociales: