EE.UU. podría crear una reserva de expertos y movilizarla ante ciberataques

c
noviembre 9, 2012

La ciberguerra, desde hace tiempo, ha dejado de ser algo vinculado a las novelas de espionaje y se ha convertido en una realidad muy palpable que preocupa a gobiernos de todo el mundo que han creado cibercomandos especiales o realizan simulacros de ciberataques. Casos como el de Stuxnet o anuncios públicos de compra de “ciber-armamento” dejan claro que Estados Unidos está dedicando grandes esfuerzos a prepararse para lanzar cibertaques contra las infraestructuras críticas de otros países y defenderse de posibles ataques que puedan recibir. Dentro de esta militarización de las redes, parece que Estados Unidos estaría dispuesto a realizar una movilización de efectivos de la misma forma que lo hacen para el ejército regular y el Departamento de Seguridad Nacional podría estar evaluando la formación de una reserva de ciber-expertos para movilizar en caso de emergencia nacional.

USAF Server

Teniendo en cuenta que tres de los grandes bancos de Estados Unidos han sufrido ataques, se dice que de Irán, y parece cada vez más claro que la red se ha convertido en el nuevo campo de batalla en el que desarrollar “operaciones oscuras” de espionaje o desestabilización, los responsables del Departamento de Seguridad Nacional quieren reforzar sus efectivos en caso de emergencia nacional y, en el plazo de un año, podrían poner en marcha una reserva de expertos que movilizar en casos de necesidad (de la misma forma que el Ejército o la Marina movilizan a sus reservistas en caso de necesitar un mayor número de efectivos o movilizan a la Guardia Nacional).

Parece ser que en una primera fase, el Departamento de Seguridad Nacional podría pasar a una especie de “retiro del servicio activo” al personal que abandone la agencia y, por ejemplo, se pase al sector privado como expertos asesores en seguridad. Con esta fórmula, Estados Unidos podría recuperar a su personal experto sin necesidad de mantenerlo dentro de una plantilla fija y sin tener que recurrir a contratistas externos para asumir un eventual pico de trabajo y podría retener el talento dentro de sus filas (mientras pone en marcha acciones que le permitan reclutar personal con el que suplir las rotaciones).

El escenario puede parecer una trivialidad pero, en el fondo, es una problemática bastante común: el sueldo que puede ofrecer el Departamento de Seguridad Nacional es mucho más bajo que el que puede ofrecer el sector privado y la rotación de personal es elevada, por lo que llegada una emergencia, el Gobierno podría no contar con los efectivos suficientes y estar supeditado a la subcontratación a terceros (que ofrecerían los servicios, quizás, de antiguos miembros del servicio).

Teniendo en cuenta la actividad del cibercomando militar (el que depende de la NSA) con iniciativas como el Plan X y casos como el de Shamoon, Estados Unidos y otros muchos países no paran de realizar movimientos para reforzar esta nueva línea de defensa.

alt1040.com

Comparte en las redes sociales: