Fringe – Through the Looking Glass and What Walter Found There (5×06)

c
noviembre 12, 2012

Nos encontramos en el ecuador de la última temporada. Los personajes sigue con la búsqueda de las cintas que Walter Bishop dejó atrás, unas cintas que servirán – o eso nos dicen – para salvar a la humanidad. Por el camino la familia ha perdido a uno de los suyos y el dolor provoca que Peter cometa, lo que a todas luces parece, un terrible error.

Through the Looking Glass and What Walter Found There es un pequeño interludio antes de la recta final, un alto en el camino para reflexionar sobre la cuestión preponderante esta temporada ¿Qué nos hace humanos? Un capítulo con menos acción que se recrea en el extraño escenario donde se desenvuelve.

Alerta de spoilers a partir de este punto

Walter: Please son, whatever happens, don’t let me go.
Peter: I won’t dad, I promise.

El mayor de los Bishop rescata del ámbar la séptima cinta. Siguiendo sus propias indicaciones, y sin avisar a nadie, viaja hasta Boston en busca de un apartamento. Han pasado veinte años, el lugar fue bombardeado por los Observadores, no obstante se mantiene en pie. Walter se reencuentra con una vecina que, dos décadas antes, se quejaba del ruido que generaban en el apartamento. Es un gag curioso porque nos permite ver, de manera muy efectiva, como el paso del tiempo y la presencia de los hombres grises afectan a la evolución tecnológica.

Walter llega al apartamento, el polvo se acumula en el suelo y sus huellas quedan marcadas. Tras efectuar un extraño baile, desaparece a través de una grieta que lo transporta a otro universo. Un lugar creado por él, un universo de bolsillo en el que escondió algo de vital importancia. En ese universo de bolsillo las leyes de la física son diferentes y el tiempo se pliega sobre si mismo. Cecil, un ladrón que está atrapado desde hace cinco días en ese singular espacio, descubre, al encontrarse con Walter, que en realidad han pasado 20 años.

Peter, Olivia y Astrid buscan y encuentran a Walter. Mientras que Astrid se queda vigilando la entrada al pequeño universo, Peter y Olivia se adentran en él. Como ya hemos dicho allí las leyes de la física son diferentes, por eso, al cruzar el portal, la cinta de vídeo que Peter lleva consigo muestra una parte que no podía verse en el otro lado. Así descubrimos que lo que Walter, acompañado por el misterioso Donald, escondió en una habitación fue a aquel niño empático que conocimos en el capítulo Inner Child de la primera temporada.

Pero el niño no está en la habitación y los Observadores, alertados por la presencia de Walter en la ciudad, encuentran el apartamento y el portal al universo de bolsillo. Durante la frenética huida Cecil muere; Olivia muestra una vez más su fortaleza y Peter empieza a usar sus habilidades de Observador.

Durante todo el capítulo vemos como Walter actúa de manera impetuosa y dura, sobre todo con el pobre Cecil. En una emotiva escena final, el padre le explica al hijo, que los cambios sufridos por su cerebro – recordemos el interrogatorio de Windmark – están afectando a su carácter y que su viejo yo está regresando.

Cuando Walter habla de su viejo yo se refiere a aquel científico arrogante, soberbio y vanidoso que desgarró el tejido entre universos para secuestrar a Peter. Walter se está perdiendo, lo nota y no quiere volver a ser aquella persona, quiere seguir siendo el hombre que Peter, y también Olivia, le ayudaron a ser.

I’m not safe. It’s my mind. Ever since the pieces of my brain were reimplanted, it’s been changing… me… back into the man I was before. Bit by bit. I’m losing myself, Pete. I’m losing the man that you helped me become.

El detonante de este miedo es la muerte de Cecil. Walter usó a aquel hombre asustado para sus propios fines sin importarle, lo más mínimo, su situación o su seguridad. Cuando ve como muere a mano de los Observadores pensó, mostrando una total indiferencia, que no era más que un daño colateral. En el tren, junto a Peter, se arrepiente de ese pensamiento, de esa crueldad.

Walter le pide a su hijo, con lágrimas en los ojos, que no lo permita, que le ayude a ser el hombre que es. Claro que él no sabe que Peter está perdiendo su humanidad, lenta pero inexorablemente. El joven Bishop está empezando a manifestar los poderes y habilidades de los Observadores. Por ejemplo es capaz de sacar a su padre y a Olivia rápida y eficazmente del laberíntico universo de bolsillo, algo que Olivia no alcanza a comprender. Y después lo vemos luchar, cuerpo a cuerpo contra un Observador, gana esa pelea pero el hombre de gris le lanza una advertencia.

Esa expresión en el rostro de Windmark ¿os parece de satisfacción? ¿Qué pasará ahora que los Observadores saben lo que Peter ha hecho?

La humanidad de Peter está en juego, está cambiando pero no creo que se convierta totalmente en un Observador, tal vez en algo a caballo entre el ser humano y el hombre gris; tengamos en cuenta que él es muy particular y que tiene dos anclas, Walter y Olivia, que pueden lastrar su transformación. La duda que se me plantea es ¿cuándo se darán cuenta Walter y Olivia de lo que ha hecho Peter?

alt1040.com

Comparte en las redes sociales: