Mexicanas hallan mutaciones genéticas que generan cáncer gástrico

c
enero 30, 2013

CIUDAD DE MÉXICO (18/NOV/2012).- Expertos del Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, en colaboración con sus colegas del Hospital de Pediatría del IMSS, hallaron que mutaciones genéticas modifican la respuesta inmunológica para combatir enfermedades como gastritis crónica, úlcera duodenal y cáncer gástrico.

La doctora María del Carmen Maldonado Bernal, titular de la investigación, destacó que este proyecto es el primero en estudiar la asociación de padecimientos gástricos con factores genéticos  relacionados con respuesta inmune en la población mexicana.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en México los tumores malignos en el estómago en el 2008 fueron la segunda causa de mortalidad en personas mayores de 60 años.

El estudio se concentró en analizar el ADN de muestras sanguíneas de 450 pacientes que se reclutaron del Hospital General de México y en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que presentaban algún problema gástrico, sin tener un diagnóstico previo sobre su padecimiento.

La especialista detalló que muchas de estas complicaciones son causadas principalmente por la presencia de la bacteria conocida como Helicobacter pylori, cuya prevalencia en la población adulta mexicana es del 70 por ciento.

Los resultados demostraron que existe una mutación genética que provoca una alteración en la producción de citocinas inflamatorias (proteínas), las cuales en condiciones normales protegen al organismo de la Helicobacter pylori en la mucosa gástrica.

Las citocinas inflamatorias ayudan a eliminar de manera natural a las bacterias que producen infecciones en la mucosa gástrica; sin embargo, al disminuir su producción pueden presentarse diversos padecimientos en la mucosa gástrica, incluso derivar en cáncer gástrico.

Maldonado Bernal explicó que en la mayoría de los casos la infección por Helicobacter pylori se adquiere en la infancia y el desarrollo de una patología puede presentarse hasta décadas después.

Sin embargo, no todos los portadores de la bacteria presentan alguna enfermedad; entre el 70 y 80 % nunca experimentan síntomas, pero el 20 y 30 % corren el riesgo de desarrollar una enfermedad grave, entre ellas el cáncer gástrico.

“El cáncer gástrico se detecta casi siempre en etapa avanzada ya que la mayoría de los casos  son asintomáticos, por consecuencia la esperanza de vida disminuye al no identificarse en los primeros años”.

Actualmente, la investigación se encuentra en fase de análisis. La doctora del Hospital Infantil de México “Federico Gómez” destacó que este estudio ayudará a identificar pacientes de alto riesgo que pueden desarrollar úlcera duodenal o cáncer gástrico, y permitirá sentar las bases para detectarlos oportunamente, para que de esta manera el médico  pueda tratarlos de una forma más efectiva, evitando el riesgo de desarrollar dichas enfermedades graves.

Con información de Agencia ID.

El informador Tecnología

Comparte en las redes sociales: