Países pesqueros bloquean la creación de la mayor reserva marina

c
noviembre 12, 2012

SÍDNEY, AUSTRALIA (01/NOV/2012).- Países pesqueros bloquean la creación de la mayor reserva marina en la Antártida que se negocia en la cumbre de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR), informaron medios locales.

Los 250 representantes de 24 países y la Unión Europea que integran la comisión tienen de plazo hasta hoy para acercar posiciones sobre la creación de la reserva de unos dos millones de kilómetros cuadrados en el mar de Ross.

Tras once días de reuniones en Hobart, en la isla de Tasmania, el diálogo está bloqueado por países como Rusia, China, Japón y Corea del Sur que se oponen al establecimiento de un área protegida que limita la actividad pesquera, según Radio New Zealand.

Activistas de la Alianza Océano Antártico organizaron una vigilia de protesta de once horas en Hobart para denunciar que el fracaso de esta propuesta tendría un impacto negativo en las investigaciones sobre cambio climático, pesca sostenible y la vida salvaje.

“Las negociaciones están estancadas. Se trata de discusiones muy duras pero estamos aquí para enviar un mensaje claro de que queremos ver resultados desde la comisión”, dijo el portavoz de la organización Steve Campbell.

“Es crucial que no dejemos pasar la oportunidad de proteger nuestro impoluto ambiente marino” y este estancamiento “puede significar un retroceso en el proceso de negociaciones de diez años o más”, dijo en un comunicado el portavoz del Partido Verde de Nueva Zelanda, Gareth Hughes.

En esta reunión, Australia, Francia y la Unión Europea proponen la creación de siete zonas protegidas con una superficie marina total de 1.9 millones de kilómetros cuadrados y que tres de esas reservas sirvan de referencia científica para medir el impacto del cambio climático en la productividad y la ecología.

Nueva Zelanda y Estados Unidos buscan que esta protección se extienda a una superficie total de 2.27 millones de kilómetros cuadrados.

La Comisión fue creada en 1982 para la protección de los recursos de vida marina en la Antártida, que representan casi el 10% de los mares del planeta y por su lejanía son casi vírgenes.

La región alberga a 10 mil especies únicas como pingüinos, focas y ballenas que se encuentran en peligro debido al cambio climático y a la caza.

El informador Tecnología

Comparte en las redes sociales: