Rodin piensa en el doodle

c
noviembre 12, 2012

GUADALAJARA, JALISCO (12/NOV/2012).- Augusto Rodin, el genial artista, cumple hoy 172 años. Google le brinda un homenaje al incluir en su doodle una imagen de su inmortal “Pensador”. Sin embargo, considerar que la aportación de este genial escultor al arte se limita a esta obra, es dejar de lado una fértil vida no solo creando una realidad plástica impresionante, sino luchando dentro de su soledad por convencer al mundo de su concepto de realismo crudo, lejos del rebuscamiento y el manierismo vigentes en la época.

Augusto Rodin fue un innovador absoluto. Desde su primera escultura llamada “El hombre de la nariz rota” para la cual tomó como modelo a uno se sus sirvientes, misma escultura que al presentarla a la sociedad recibió acres críticas por su realismo, alejado del rococó vigente en la época. Cuando años después un amigo la presentó como una obra clásica antigua recibió grandes alabanzas.

Obras como “El discóbolo” que captan un momento de inmovilidad justo antes de una explosión dinámica, o como “El beso” que plasman un instante íntimo, con sensualidad y erotismo, pero sin caer en lo provocativo, fueron criticadas por su realismo en una época en que lo rebuscado y la belleza exagerada eran la tendencia impuesta por la academia.

El Pensador, representa a Dante a las puertas del infierno. La manera de interpretar a la Divina Comedia mediante este recurso escultórico, se aleja completamente de los cánones de lectura universalmente aceptados. De hecho, la versión que encontramos con los grabados de Gustavo Doré, se apega más a los cánones con que la obra del poeta italiano se interpretaba, por lo que resulta difícil ligar visualmente una obra y otra y considerarlas inspiradas en las mismas líneas.

La soledad de Rodin es también un tema que repercute en la calidad de sus esculturas. Los críticos han identificado en varias la lucha por la identificación personal y la abstracción del bullicio terrenal, en una eterna búsqueda de la tranquilidad y el equilibrio espiritual.

Rodin combinó en sus esculturas un catálogo de texturas, denominado “non finito” que comprende desde superficies tersas y perfectas hasta el áspero desbaste sin un mayor trabajo en la superficie. La creatividad del escultor se adueñó de diversos materiales como la cera, el mármol, el bronce o la arcilla, para alcanzar una obra vasta que comprende cientos de esculturas (de yeso se conocen más de cinco mil obras) o bien, como ilustrador con lápiz o acuarela, alcanzando igualmente un estado de perfección que en su momento también fue motivo de escándalo por sus sensuales cuerpos desnudos.

Augusto Rodin fue un hombre de vanguardia artística, de meditativa perfección y aceptado en lo más alto de la sociedad de su época y lugar. Un artista que, con la visión de una realidad sincera, encontró el momento decisivo, aquel que en sí encierra la máxima concentración de fuerza y belleza.

El doodle de hoy nos recuerda a este genial creador artístico, que tal vez sin la fama de Leonardo o Miguel Angel, mostró una forma innovadora de arte con el sencillo recurso de la sinceridad en el material y la interpretación; sinceridad que no siempre es bienvenida en más de un campo de las expresiones humanas.

EL INFORMADOR / ADRIÁN CASTAÑEDA FONSECA

El informador Tecnología

Comparte en las redes sociales: