Sin Dislexia no hay Silicon Valley

c
enero 29, 2013

La mayoría de veces los padres y el sistema educativo no están preparados para abandonar la idea estandarizada en la que se supone debemos aprender. De pronto aparecen estos niños que piensan en imágenes o que resuelven ecuaciones matemáticas casi de inmediato, pero que no pueden leer y/o escribir. Sólo queda llamarlos “especiales” y quizá recomendarles un aula y sistema “diferente”.

Todavía somos una sociedad que no acepta la diversidad del talento humano, mucho menos se preocupa por alimentar la pasión y el desarrollo personal fundamentado en lo que eres, no en lo que haces. Afortunadamente contamos con la tecnología para explorar caminos distintos donde encontrar el “éxito” no precisa que seas “normal”.

Brain

Imagen: Brooks Elliott

Los problemas con este tipo de condición empiezan con su diagnóstico. Hasta hace muy poco los desórdenes del desarrollo y el aprendizaje sólo se detectaban mediante la observación de los comportamientos, lo cuál la mayoría de veces terminaba dandole a diferentes problemas el mismo nombre.

Aditi Shankardass, es neurocientífica y lidera el laboratorio de neurosicología en la Universidad State de EU, hace parte de un grupo de profesionales que gracias a la tecnología han desarrollado un análisis de la actividad bioeléctrica y el desempeño del cerebro por medio del Electroencefalograma (EEG).

Este tipo de exploración sumada a las técnicas de evaluación “Brain electric activity mapping” y “Statistical probability mapping”, le han permitido a especialistas como Shankardass diferenciar la dislexia de otros tipos de afecciones.

Tal y como lo expone la doctora Martha S. Burns en su artículo “The Biology of Dyslexia”:

Cuarenta años atrás los especilistas explicaban este tipo de condición como consecuencia de un defecto en el cerebro. Por mucho tiempo se le llamó Daño Cerebral Mínimo a la dificultad que presentaban muchos niños para aprender a leer, pero después de años de investigación este tipo de diferencias estructurales no fueron encontradas

¿Qué hicieron personajes como Richard Branson o Steve Jobs para ser tan exitosos y cambiar el mundo?, al respecto Gabrielle Coppola hizo una investigación para Bloomberg BusinessWeek con diferentes emprendedores disléxicos, se encontraron los siguientes aspectos en común:

Delegan responsabilidades. Por el hecho de que no pueden hacer varias tareas bien, prefieren buscar a alguien que cumpla con ello y así enfocarse por completo en sus fortalezas y proyectos.Inclinación por la creatividad. Dado el rechazo social que sufren desde muy pequeños, no temen cometer errores, prefieren desarrollar al máximo el talento que tienen, cualquiera que sea.Observan el panorama completo. No enfrentan los problemas con una sola perspectiva o alternativa.Persistencia. Después de luchar durante tanto tiempo con actividades tan comunes como la lectura, el espíritu de lucha se alimenta a diario.

Coppola hace referencia a un estudio realizado en Estados Unidos por Julie Logan, profesor de emprendimiento de la Cass Business School de Londres, que concluye:

Los disléxicos tienden más a delegar su autoridad, sobresalen en la comunicación oral y la resolución de problemas. Administran dos o más negocios al mismo tiempo

Learn

Imagen: Jason Taellious

Sistemas operativos como el de Apple han desarrollado con el tiempo funciones para que sus dispositivos lean y escriban por nosotros, basta con activar las opciones de “Dictation & Speech” o “Accesibilidad” en los móviles. La autocorrección, hacer una búsqueda en Google y ordenarle al smartphone que mande un Tweet mediante la voz, son propiedades que van más allá de la comodidad.

Estoy convencido de la motivación que produce la lectura para incentivar la curiosidad y el conocimiento. Si la oralidad es una virtud que poseen muchas personas con dislexia, tener un mayor control sobre lo que pueden leer me parece una gran oportunidad de crecimiento.

Hablemos sobre algunas aplicaciones móviles que pueden ayudar:

Cool Reader
Desarrollada para Android, funciona con muchos formatos de texto incluyendo .doc y .pdf, el desempeño es bastante cómodo porque se realiza a través de gestos en la pantalla. Tiene modo nocturno de lectura y la posibilidad de crear “bookmarks” que se pueden guardar en archivos de texto.

Facilita el control sobre la velocidad de lectura, palabra por palabra e incluso de atrás hacía adelante. Otro punto a favor es que descomprime archivos zip.

Voice Dream Reader
Trabaja en IOS, puedes importar artículos desde la Web o simplemente descargarlos con Instapaper, Pocket o Dropbox. Una ventaja es el subrayado del texto en diferentes colores, también se puede editar.

Además es posible crear “playlist” con los archivos de texto que prefieras y escucharlos luego.

Open Dyslexic
Esta es una tipografía gratuita que se puede instalar en los navegadores y sistemas operativos como Android, por ejemplo. Su diseño utiliza la gravedad en el trazo, resaltando la base de cada letra para evitar que el cerebro las ordene de modos extraños y hacer más fácil la lectura.

Uno de los grandes logros del proyecto ha sido su integración directa con Instapaper, es un proyecto Open Source con licencia de atribución de Creative Commons. No será extraño que muchos e-readers la incluyan dentro de sus opciones en poco tiempo.

Tal y como lo expresó Temple Gradin en su charla para TED 2010 “The world needs all kind of minds”, el sistema educativo no necesita más profesores, existe la urgencia de mentores que se encarguen de motivar y apoyar a los estudiantes a lo largo de su desarrollo.

Es importante cultivar las habilidades que nos diferencian de los demás, de este modo la capacidad de interacción social no será una experiencia traumática e imposible de lograr. Ningún desarrollo tecnológico será realmente importante si no considera el acceso de todos. Deberíamos empezar por construir un sistema educativo orgánico, que entienda la diversidad y evolución humana.

Comunicador y periodista amante de la tecnología, el internet y los medios audiovisuales. Escribe desde Medellín, Colombia.

Maestrosdelweb.com

Comparte en las redes sociales: