TSA retirará en junio los escáneres de rayos X de los aeropuertos

c
enero 30, 2013

El endurecimiento de las normas de seguridad aérea, y sucesos como los acontecidos en el aeropuerto de San Francisco en el año 2002, llevaron a la Transportation Security Administration (TSA) a instalar en los aeropuertos de EE.UU. escáneres corporales con los que “revisar” a los pasajeros de los aviones usando rayos X. La medida no estuvo libre de polémica y protestas porque, básicamente, estos dispositivos dejaban “desnudos” a los pasajeros y vulneraba su intimidad; un hecho que ha originado múltiples protestas que, al final, se materializaron en un mandato del Congreso para actualizar la tecnología con el objetivo de salvaguardar la intimidad de los pasajeros. Teniendo en cuenta que la fecha límite dada por el congreso es el mes de junio y que el fabricante de estos dispositivos aún no ha conseguido ofrecer la solución demandada, la TSA ha anunciado que retirará de los aeropuertos los polémicos escáneres corporales y ha resuelto su contrato con Rapiscan.

TSA Escaner rayos x

A través de un escueto comunicado, la TSA ha anunciado que la orden del Congreso para modificar los escáneres corporales tenía como fecha límite el próximo mes de junio y dado que, hasta la fecha, Rapiscan no ha sido capaz de ofrecer una solución que satisfaga todos los requisitos de la TSA, la agencia federal estadounidense ha decidido rescindir su contrato.

Los escáneres corporales de Rapiscan sometían a los pasajeros a una inspección con rayos X y ofrecían a los agentes de aviación imágenes en alta resolución de sus cuerpos desnudos; un hecho que incomodó bastante y que iba mucho más allá de la protección o la seguridad. De hecho, fueron muchas las organizaciones (entre ellas Demand Progress, la organización fundada por Aaron Swartz) que protestaron por este método de control que, incluso, está siendo investigado para analizar su impacto sobre la salud puesto que se somete a los viajeros a una dosis de rayos X.

Tras la presión popular, el Congreso de Estados Unidos decidió actuar e impuso un deadline a la TSA para adaptar sus sistemas a algo mucho más respetuoso con la privacidad de los pasajeros de las aerolíneas, el Automated Target Recognition (ATR). ¿Y qué es el ATR? Si bien la máquina por rayos X no cambia, la imagen que ve el agente de la TSA sí que cambia sustancialmente puesto que, en vez de mostrarse la radiografía del pasajero, se mostraría una silueta en la que, mediante sobras, se marcarían los objetos sospechosos detectados; algo que ya se usaba en los escáneres de ondas milimétricas (y que, por tanto, se seguirán utilizando en los aeropuertos).

Evolucion escaneres rayos X TSA

La TSA ha intentado evitar la retirada de estos dispositivos pero Rapiscan no ha sido capaz de ofrecer la adaptación requerida y, al final, el contrato se ha resuelto y estas máquinas de rayos X se retirarán el próximo 1 de junio; una noticia muy buena que nos demuestra que las protestas ciudadanas aún pueden contribuir a cambiar las cosas y luchar contra los abusos gubernamentales.

Imágenes: Tampa Bay Online y Cleveland.com

alt1040.com

Comparte en las redes sociales: